jueves, 9 de junio de 2011

Dejo marcadas las huellas en el barro.

Sé que se borran, que con el tiempo desaparecen, como los recuerdos, como las palabras que se las lleva el viento.
No puedo conservar algo siempre, sé que tarde o temprano acabará, como todo.
Pero nunca me ha faltado decir que la esperanza siempre queda, que la ilusión nunca abandona mi cabeza, ni las millones de locuras que siempre están por aquí cerca rondando.
No obligo a la gente a que sueñe de la forma en la que yo lo hago, solo aconsejo a intentar vivir con mínimo una sonrisa al día, dando un abrazo sincero alguna que otra vez, y diciendo te quiero a cada segundo que la vida deje.



4 comentarios:

  1. Qué bonito y claro que sí, la ilusión siempre debe estar ahi! Acabo de descubrir tu blog, te sigo. Besitos,
    Mónica.

    ResponderEliminar
  2. Hola !
    Sí, nunca debe perderse :)
    Vale, encantada. Si tienes un blog, pásamelo y lo veo, vale?
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11/1/12 6:36

    me encanta lo que escribes. un beso desde bilbao

    ResponderEliminar